Peso argentino ($) – ARS
  • United States dollar ($) – USD
  • Peso argentino ($) – ARS
  • Euro (€) – EUR
Saltos Funcionales

Entrenamiento funcional 101

Inicio » Blog » En casa » Entrenamiento funcional 101

¿Estás cansado de la misma rutina de gimnasio y no ver los resultados que deseas? Puede que haya llegado el momento de cambiar las cosas con el entrenamiento funcional. Este tipo de ejercicio se centra en movimientos que imitan las actividades cotidianas, como sentadillas, levantamientos y giros. No sólo es más práctico para la vida diaria, sino que también puede ayudarle a desarrollar un mejor equilibrio, estabilidad y fuerza general. El entrenamiento funcional puede realizarse sin apenas equipamiento, lo que lo hace accesible a cualquier persona en cualquier lugar. ¿Y lo mejor? Puede dar lugar a cambios significativos en su forma física, ayudándole a alcanzar sus objetivos de salud y bienestar físico más rápidamente. Tanto si eres un atleta experimentado como si acabas de empezar, el entrenamiento funcional puede ser la clave que te falta para liberar todo tu potencial. En este artículo, explicaremos qué es el entrenamiento funcional, sus ventajas y cómo empezar. Prepárate para ponerte en forma y sentirte poderoso con el entrenamiento funcional 101.

Saltos Funcionales

¿Qué es el entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional se centra en movimientos que imitan actividades cotidianas, como levantar objetos pesados, empujar puertas o subir escaleras. A diferencia de los ejercicios de aislamiento, que se enfocan en un solo músculo o grupo muscular, el entrenamiento funcional involucra múltiples grupos musculares al mismo tiempo. Esto ayuda a mejorar la coordinación, el equilibrio y la estabilidad, lo que puede ser beneficioso para cualquier persona, desde atletas hasta personas mayores. Además, el entrenamiento funcional puede mejorar la fuerza, la resistencia y la flexibilidad.

El entrenamiento funcional también puede ser adaptado a cualquier nivel de habilidad o condición física. Los ejercicios pueden ser modificados para ser más fáciles o más difíciles según sea necesario. Y a diferencia de los ejercicios tradicionales de gimnasio, el entrenamiento funcional se puede hacer con muy poco equipo o incluso sin equipo alguno. Esto lo hace accesible para cualquiera que desee probarlo.

Los beneficios del entrenamiento funcional

El entrenamiento funcional tiene muchos beneficios para la salud y el estado físico. A continuación, se detallan algunos de los más importantes:

1. Mejora de la fuerza y la resistencia: el entrenamiento funcional involucra múltiples grupos musculares al mismo tiempo, lo que puede ayudar a mejorar la fuerza y la resistencia en general.

2. Mayor coordinación y equilibrio: los movimientos prácticos que se hacen en el entrenamiento funcional pueden ayudar a mejorar la coordinación y el equilibrio, lo que puede ser beneficioso para cualquier persona, desde atletas hasta personas mayores.

3. Reducción del riesgo de lesiones: el entrenamiento funcional se enfoca en movimientos prácticos que imitan actividades cotidianas, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones en la vida diaria.

4. Adaptabilidad: el entrenamiento funcional se puede adaptar fácilmente a cualquier nivel de habilidad o condición física.

5. Sin equipo necesario: el entrenamiento funcional se puede hacer con muy poco equipo o incluso sin equipo alguno, lo que lo hace accesible para cualquiera que desee probarlo.

Entrenamiento funcional vs. entrenamiento de pesas tradicional

El entrenamiento funcional y el entrenamiento de pesas tradicional tienen algunas diferencias fundamentales. El entrenamiento de pesas tradicional se enfoca en ejercicios de aislamiento, que se enfocan en un solo músculo o grupo muscular a la vez. Por otro lado, el entrenamiento funcional se enfoca en movimientos que imitan actividades cotidianas y que involucran múltiples grupos musculares al mismo tiempo.

Además, el entrenamiento de pesas tradicional a menudo se realiza en una máquina de gimnasio o con pesas libres, lo que puede limitar la variedad de ejercicios disponibles. Por otro lado, el entrenamiento funcional se puede hacer con muy poco equipo o sin equipo alguno, lo que lo hace más accesible para cualquiera que desee probarlo.

Pesas y bancos

En resumen, el entrenamiento funcional se enfoca en movimientos prácticos que involucran múltiples grupos musculares, mientras que el entrenamiento de pesas tradicional se enfoca en ejercicios de aislamiento que trabajan un solo músculo o grupo muscular a la vez.

Equipamiento para el entrenamiento funcional

El entrenamiento funcional se puede hacer con muy poco equipo o sin equipo alguno, pero hay algunos elementos que pueden ser útiles. A continuación, se detallan algunos de los equipos más comunes para el entrenamiento funcional:

1. Banda de resistencia: las bandas de resistencia son una herramienta útil para agregar resistencia a los ejercicios de entrenamiento funcional, como las sentadillas o los giros.

2. Pelota medicinal: las pelotas medicinales son una herramienta útil para agregar peso y variedad a los ejercicios de entrenamiento funcional.

3. Bosu: el bosu es una herramienta útil para mejorar la estabilidad y el equilibrio en los ejercicios de entrenamiento funcional.

4. Mancuernas o pesas libres: las mancuernas o pesas libres pueden ser útiles para agregar peso y resistencia a los ejercicios de entrenamiento funcional.

En resumen, aunque el entrenamiento funcional se puede hacer con muy poco equipo o sin equipo alguno, hay algunos elementos que pueden ser útiles, como las bandas de resistencia, las pelotas medicinales, el bosu y las mancuernas o pesas libres.

Ejercicios de entrenamiento funcional para principiantes

El entrenamiento funcional puede ser adaptado a cualquier nivel de habilidad o condición física. A continuación, se detallan algunos ejercicios de entrenamiento funcional para principiantes:

1. Sentadillas con peso corporal: las sentadillas con peso corporal son un ejercicio básico de entrenamiento funcional que trabaja los músculos de las piernas, las caderas y los glúteos.

2. Plancha: la plancha es un ejercicio de entrenamiento funcional que trabaja los músculos del core y puede ayudar a mejorar la estabilidad y el equilibrio.

3. Giros rusos: los giros rusos son un ejercicio de entrenamiento funcional que trabaja los músculos de los abdominales y los oblicuos.

4. Zancadas: las zancadas son un ejercicio básico de entrenamiento funcional que trabaja los músculos de las piernas y las caderas.

Ejercicios de entrenamiento funcional avanzados

Una vez que hayas dominado los ejercicios básicos de entrenamiento funcional, puedes probar algunos ejercicios más avanzados. A continuación, se detallan algunos ejercicios de entrenamiento funcional avanzados:

1. Peso muerto rumano: el peso muerto rumano es un ejercicio avanzado de entrenamiento funcional que trabaja los músculos de las piernas, las caderas y los glúteos.

2. Escaladores: los escaladores son un ejercicio avanzado de entrenamiento funcional que trabaja los músculos del core y las piernas.

3. Peso muerto de una sola pierna: el peso muerto de una sola pierna es un ejercicio avanzado de entrenamiento funcional que trabaja los músculos de la espalda y los brazos.

4. Flexiones de una sola pierna: las flexiones de una sola pierna son un ejercicio avanzado de entrenamiento funcional que trabaja los músculos del pecho, los brazos y el core.

Cómo incorporar el entrenamiento funcional en tu rutina de entrenamiento

El entrenamiento funcional se puede incorporar fácilmente en tu rutina de entrenamiento actual. A continuación, se detallan algunos consejos para hacerlo:

1. Agrega ejercicios de entrenamiento funcional a tu rutina actual: comienza agregando algunos ejercicios de entrenamiento funcional a tu rutina actual, como las sentadillas con peso corporal o las zancadas.

2. Combina el entrenamiento funcional con ejercicios tradicionales de pesas: la combinación del entrenamiento funcional con ejercicios tradicionales de pesas puede ayudar a mejorar la fuerza y la resistencia en general.

3. Haz del entrenamiento funcional tu rutina principal: si deseas enfocarte completamente en el entrenamiento funcional, puedes hacerlo tu rutina principal y agregar algunos ejercicios de pesas tradicionales si lo deseas.

Entrenamiento funcional para deportes y actividades específicas

El entrenamiento funcional también se puede adaptar para deportes y actividades específicas. A continuación, se detallan algunos ejemplos:

1. Entrenamiento funcional para corredores: el entrenamiento funcional para corredores puede incluir ejercicios que imiten el movimiento de correr, como las zancadas y los saltos.

2. Entrenamiento funcional para esquiadores: el entrenamiento funcional para esquiadores puede incluir ejercicios que imiten el movimiento de esquiar, como las sentadillas y los giros.

3. Entrenamiento funcional para golfistas: el entrenamiento funcional para golfistas puede incluir ejercicios que imiten el movimiento de golpear una pelota de golf, como los giros rusos y las planchas laterales.

4. Entrenamiento funcional para futbolistas: el entrenamiento funcional para futbolistas puede incluir ejercicios que imiten el sprint, giros y saltos particulares en el futbol, ejercicios como sentadillas, giros rusos, saltos y zancadas.

5. Entrenamiento funcional para basquetbolistas: el entrenamiento funcional para basquetbolistas puede incluir ejercicios que imiten los movimientos del básquet, como saltos, empujes y zancadas.

Entrenamiento funcional para la prevención y rehabilitación de lesiones

El entrenamiento funcional también puede ser beneficioso para la prevención y rehabilitación de lesiones. A continuación, se detallan algunos ejemplos:

1. Entrenamiento funcional para la prevención de lesiones: el entrenamiento funcional puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones al mejorar la coordinación, el equilibrio y la estabilidad con ejercicios y elementos que lo permitan, tales como el bosu y bandas de resistencia.

2. Entrenamiento funcional para la rehabilitación de lesiones: el entrenamiento funcional puede ser útil para la rehabilitación de lesiones al ayudar a mejorar la fuerza y la flexibilidad en las áreas afectadas, realizando los mismos ejercicios pero con bajo impacto.

En resumen, el entrenamiento funcional puede ser beneficioso tanto para la prevención como para la rehabilitación de lesiones.

Conclusión

El entrenamiento funcional es un tipo de ejercicio que se enfoca en movimientos prácticos que imitan actividades cotidianas. Puede mejorar la coordinación, el equilibrio, la estabilidad, la fuerza, la resistencia y la flexibilidad. Además, es adaptable a cualquier nivel de habilidad y se puede hacer con poco o ningún equipo. Si estás buscando cambiar tu rutina de entrenamiento y mejorar tu estado físico, el entrenamiento funcional puede ser una excelente opción. Ya seas un atleta experimentado o recién comiences, el entrenamiento funcional puede ayudarte a desbloquear todo tu potencial.

Gracias por leer si llegaste hasta acá te invito a que te unas a mi lista de correo electrónico para que recibas los últimos post, nos ayudarías muchísimo 🙏🏽

Procesando…
Success! You're on the list.

Comentarios

Dejá una respuesta

×

 

Hola!

Ponte en contacto conmigo por WhatsApp.

×